¿Como estas mamá?


Muchas veces hablamos sobre los niños, todo lo que necesitan, la dedicación y paciencia que implica criar a un pequeño. Pero no tocamos el punto de lo que necesita una mamá.

De pronto nos piden dar, y dar, y dar, y para adultas que tenemos nuestras propias heridas y carencias internas es como pedirle peras al olmo. Y no es por falta de amor ni de ganas, pero alguien que no ha sido amado incondicionalmente, ¿como puede darlo? por mas que leamos la teoría en la práctica no salen las cosas como lo pensabamos.

Mas la presión social, esa necesidad de ser “perfecta”, tener casa impecable, nutritiva comida preparada diario y a tiempo, niños bañados y felices, ser delgada, maquillada, arreglada, trabajar y rendir como antes, por supuesto, que nadie crea que la maternidad nos “ablandó”, y si decidimos dar un “standby” a la vida laboral hay que demostrar que no somos unas “fodongas” y dejar todo reluciente… las que mas nos exigimos somos nostras mismas.

Y la presión externa social “¿todavia le das tetaaa?” “ay no le pones limites” “mi pediatra me dijo que lo dejara llorar y asi en 3 dias ya me dejaba dormir” “yo les daba a ustedes sus manazos y crecieron bien, si terminan de pandilleros por tu culpa” “señora, esta bajo/alto de peso, hay que destetar de inmediato, le receto la formula XYZ”

Mamis, hay que buscar ayuda, criar es una tarea de altísima demanda, de 24/7 y que dura mínimo a los 18 años, aunque mayores todavía nos procuraremos (si no miremos a nuestras propias madres) pero digamos que la crianza tal cual va a llevar un buen tiempo de nuestra vida, es un maratón, no una fórmula 1.

  • Manten realistas tus expectativas.

Las mujeres somos nuestras peores críticas, trata de relajarte un poco respecto a hacer y tener todo “perfecto” y date tus tiempos para no agotarte y desgastarte de mas. Ahora las expectativas y comentarios ajenos, ni caso, hagas lo que hagas SIEMPRE va a existir alguien que no le parezca y que lo critique, si tu pareja (si la tienes)  y tu están de acuerdo en como esta organizada la casa y la dinamica con tus hijos, que el mundo ruede.

  • Acepta y pide ayuda

Una abuela que te ayude un rato con el bebe mientras te duchas y te peinas y vas 10 minutos sola a la tienda, una tia que se lleve un par de horas a tu nene de 3 años al parque o de paseo y te de un momento a solas, para pensar,  dormir una mini siesta a la hora que ellos duermen, si, están los trastes pendientes, y la ropa de planchar, pero una mamá descansada y que pudo relajarse 10 minutos es invaluable.

Hay una parte o momentos en la maternidad que te sientes como muy “manoseada”, que todo parece que es “mama, mama, mama, mamamaaaaaa” y tu marido también necesita algo, y como yo digo, a veces estas maternando  hasta al perro…

mamá

Esta tarjeta la hice este 10 de mayo, y escogí la imagen por que a veces así me siento cuando empieza el “mamamaaaaaaa!” de un lado, otro “¡mamaaaaaa ayudameeeee!” del otro, el perro quiere comida y mi esposo no encuentra los calcetines >.< (ah y te das cuenta de que se le esta acabando el agua al hamster y a las niñas se les olvido darle de comer ayer)

 

  • Busca tribu

Grupos de la liga de la leche, foros de crianza, reuniones de mamás, familiares o amig@s  que te apoyen en tu estilo de crianza, virtual o físicamente, trata de estar conectada, veras que muchas cosas que te preocupan a muchas les pasa  o han pasado por situaciones semejantes.

 

  • Date tiempo

Para ti misma, aunque sean 10 minutos para bañarte tranquila, robale 1 hora para aunque sea a cachitos leer ese libro, o para charlar con alguna amiga, o hacer yoga aunque sea en casa con un DVD o con videos de youtube, medita, o simplemente, 10 minutos sola, que puedas oír tus propios pensamientos y organizarlos, aunque pienses que en esos 10 minutos puedes ir a la tienda x la leche o lavar los trastes o doblar calcetines, es importante darte tus “breaks” para recuperar fuerzas.

 

Y no creas que nunca jamás volverás a tener un rato para tí, llegara el día que poco a poco puedas retomar la lectura, salir a trotar, por fin! tomar un café con una amiga y tener “conversación adulta” , todo llega, pero mientras, tomate tu tiempo, cuídate por que eres una cuidadora y tienes la responsabilidad de un hijo en tus manos y para hacerlo bien necesitas estar tranquila y lo mas relajada posible.

 

Y cuando llegue un día que te des cuenta “tengo tiempo!” veras que vas a extrañar esos momentos de locura, esas manitas que te necesitaban para todo, esos ojitos que sin ti no podían cerrarse para dormir, así que disfruta cada momento, atesoralo, que los bebés crecen en un santiamén, por experiencia te lo digo.

Author: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Share This Post On

Dejame tu opinión aquí <3

A %d blogueros les gusta esto: