mal humor
Crianza y educación

Mamá , controla tu mal humor (5 tips para lograrlo)

mal humor

Los amamos, mucho, pero no podemos evitar el mal humor, gritar continuamente o ser una “mamá sargento”.

Con el mal humor nos perdemos mucho de lo bonito de ser padres por pasar el poco o mucho tiempo que estamos con ellos gritando, regañando o estando molestos. 

¿Que quieres que recuerden tus hijos de tí en el futuro?

Ser una mamá gritona o malhumorada no es agradable para nadie  y se hace parte de una rutina,  muchas fuimos criadas de esa forma así que por inercia cuando crecen un poco mas “se nos olvida la crianza con apego” o como no hay mucho material de apoyo cuando tienes hijos mayores, así que cuando te das cuenta estás dando un grito para que levanten las mochilas o cualquier otra situación

Una vez hace mucho  llegué a casa de mi mamá y le dije “no se que tienen las niñas hoy que están insoportables” y ella me dijo “las niñas están igual que siempre, la que está insoportable hoy eres tu”.

Te presento 5 disparadores de malhumor materno

Tus expectativas no corresponden a la edad

Por ejemplo un nene de 2 años no va a levantar sus juguetes al terminar de jugar y los va a dejar perfectamente ordenados ( temo decirte que ni mi hija adolescente deja los libros en su lugar)  ni esperar que niños pequeños permanezcan perfectamente sentados y en silencio, o que un nene de 4 años se tome la leche sin que caiga ni una gota o se le caiga el vaso al tratar de tomar las galletas.

Te van a obedecer, pero tal vez no de inmediato o no a la velocidad que quieres.

También te interesa   Disparadores

Necesitamos reglas claras y sencillas, y cuando son muy pequeños tenemos que acompañarlos o ayudarlos a hacer las cosas hasta que aprendan, es parte de ser padres y de educar.

Nunca va a faltar quien te diga que a los 6 meses su hijo dormía solo, a los 11 iba al baño solito y comía solo y hasta le llevaba un café, cada niño tiene su ritmo y tu educas a TU hijo como es,  a su ritmo, posiblemente en unas semanas o meses habrá dominado lo que ahora te desespera que no logra.

Te tomas las cosas de forma personal

Obviamente la gente que mas nos importa nos afecta mas, y el que “no nos obedezcan” de inmediato nos dispara, sentimos que lo hace a propósito o que “nos hace quedar mal” .

Nuestros hijos nos aman pero son pequeños, a veces no saben o entienden exactamente que queremos, o pasa una mariposa y se les olvida que iban por el suéter.

No lo hacen a propósito o con maldad, pueden estar tan confusos por que les pedimos 3 cosas al mismo tiempo o se distrajeron o todavía no son lo suficientemente maduros.

Cuando sientas que se te sube la ira a la cabeza por que “no obedecen” tomate un respiro y analiza, ¿te enfurece que “no obedezca” ? ¿donde está el origen de ese enojo?

Si no obedece hay que ver si explicamos correctamente, o si le falta madurez, o conexión con nosotros para que sepa por que quieres que haga o no haga algo

Estás al límite

Ser mamá es una carrera demandante 24/7, además de eso muchas veces tenemos un empleo, o emprendemos en casa, o apoyamos cuidando a familiares, etc.

Y lo hacemos solas, ya que “sólo somos amas de casa” a veces aceptamos mas y mas responsabilidades y estamos haciendo malabares con varias actividades a la vez, sin apoyo y cansadas, es el ambiente ideal para un estallido de mal humor en el momento mas inesperado.

También te interesa   De monstruos y apariciones

Tomate un descanso, no eres una mala mamá por estar cansada, es mas, esos breaks te darán más energía para poder seguir tu día, una siesta de 20 minutos, sentarte un rato a tomar un café, 5 minutos a solas.

Lo mereces, pide y acepta ayuda, una tía que salga un rato al parque con tus hijos , o una abuela que los tenga una tarde mientras haces algo, tu esposo puede y debe ser un gran apoyo. No trates de hacer todo sola.

Dejaste que las cosas se salieran de control

Es difícil ser padres y ser consistentes; a veces no tenemos reglas claras, o depende de nuestro humor ese día. Los niños necesitan seguridad, saber que esperar y que va a pasar.

Pero si un día no les dices nada por que dejan los suéteres tirados y al otro te desesperas por que vienen visitas ellos no saben que pasa ni por que te molestas.

Revisen sus reglas, revisen sus expectativas y si hay que hacer ajustes háganlos, pero recuerda, pocas reglas y reglas claras. Hay puntos no negociables y puntos donde puedes ser flexible, ten claridad en esos puntos para que los niños sepan que esperar y que reglas hay.

Estrés excesivo

Mi hija menor se mueve mucho, he llegado a decir que parece que rebota por las paredes, en ocasiones cuando estamos muy apurados esa característica me ha llegado a desesperar.

Cuando más estrés cargamos es más fácil,que saltemos por pequeñeces. Todos hemos tenido días malos o complicados, pero si el estrés ya es parte de tu día a día posiblemente necesites buscar la causa.

No podemos controlar muchas circunstancias o situaciones, pero tus hijos no merecen sufrír por esa causa, si ya hay mucha tensión en tu vida es buen momento para ver que debes cambiar, la vida es muy corta para pasarla tan mal, toma decisiones y haz lo que necesites hacer para mejorar tu experiencia como mamá.

También te interesa   Te has portado bien??

Los niños necesitan  normas y reglas, pero no necesitan que mamá explote día tras día.

Si necesitas hablar con alguien o apoyo personalizado puedes encontrarme aquí

 

Leticia Jiménez
Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.
http://criandocreando.com

Dejame tu opinión aquí <3