De que forma Hemos Evolucionado? por Mina Kooh



Mina Kooh

¿De qué forma hemos evolucionado?

Los humanos somos primates. Primate quiere decir primero, fue como el científico Linneo nombró al grupo de animales que pretenecen al orden Primate: los prosimios, monos, antropoides y seres humanos.

Todos los primates tienen pelos, son capaces de regular nuestra temperatura corporal interna, dan a luz a crías vivas y los alimentan con leche que produce la mamá. Los ojos de los primates están de frente en la cara, tienen mamas pectorales, actividad sexual continua, no limitada a un período de celo. Tienen dos hemisferios cerebrales que cubre parcial o totalmente el encéfalo. Y el dedo pulgar es oponible.

Recientes estudios han reducido notablemente la teoría de la distancia que existe entre los monos y el hombre. Durante mucho tiempo, se justificaba la “superioridad” del hombre argumentando que éste tenía razón y sentimientos elevados. Franz de Waal, autor de 2 libros sobre los bonobos, comprobó que ellos son capaces de manifestar simpatía, sentido de justicia y moral.

Y es así como vemos que esta distancia entre monos y humanos no es tan lejana, cuando por ejemplo, en los primeros meses de vida la cría es incapaz de desplazarse por sí sola, por lo que la madre es la encargada de llevarla con ella. La cría permanece colgada a su madre y ella se desplaza con ella, para alimentarse de ella y estar segura de cualquier peligro. Los humanos como primates que somos, debemos llevar a nuestra cría de la misma forma.

Me pregunto, ¿el diferenciarnos por los sentimientos elevados no es más que un signo de justificar un “característica evolutiva”?, cuando la simpleza de la naturaleza nos muestra el acto más elevado de amor de una madre es llevar a una cría en brazos, darle alimento y protección, así como lo hacen los monos. No estamos lejos de ser un mono, somos simplemente primates. Mi reflexión es: nuestro bebé necesita de ese calor corporal de madres. Así que, según la taxonomía, la jerarquía de Linneo que hizo para chimpancés y humanos demuestra nuestra cercanía evolutiva.

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de “Berrinches y rabietas para mamás imperfectas” “De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica” y “Mamá y papá también son pareja” disponibles en Amazon.

Dejame tu opinión aquí <3