El pan de la casa

Estaba recordando desde cuando no compro pan de caja!! (bimbo), tiene bastante!!, y es que desde que aprendí a hacer pan en casa el pan de la tienda no sabe tan bien, nada que ver la textura.

Y ahora desde que gracias a una querida amiga pude hacerme de una máquina para hacer pan (post pendiente) todavía menos pretexto para no tener pan en casa.

Pero también hay épocas que no hago pan seguido, pero como ya no me gusta el pan bimbo prefiero comprar bolillos en una panadería cercana, poco menos conservadores, apoyas a un negocio pequeño y es económico, por que un bolillo puedes acompañarlo con mantequilla, cajeta, con frijolitos y queso y salsa y unos chilitos en vinagre hechos en casa (les debo la receta!!), pero bueno, aunque se usa  para muchas cosas de pronto queda por ahi un bolillo olvidado o un trozo que ya no se comieron las niñas.

Ese se deja en un plato que se ponga duro, se muele en la licuadora, se guarda en un frasco y listo! pan molido para empanizar. No lo he probado con el pan de la tienda, pero el otro dia pensaba esto, que nos hacen comprar el pan, y comprar el pan molido, y son esos detallitos que hacemos por años sin tomar en cuenta que son 11 pesitos que solitos no son mucho, pero por años de consumo sería bueno hacer las cuentas ;). no creeen?

También te interesa   Tips para organizar tu año

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

1 opinión en “El pan de la casa”

Dejame tu opinión aquí <3