A veces ser mamá apesta

sermamaapesta

Es cierto, pese a las fotos de pinterest y de instagram, pese a  las fotos de estrellas de televisión delgadas a las dos semanas de haber parido, a los letreros de facebook de cómo deberíamos ser, nunca enfadarnos, ni desesperanos, pero esto pasa.

Y se acumula la ropa para doblar (o lavar) , y los trastes, y hay polvo bajo la TV, y nuestra casa se parece muy poco a los paraísos idílicos con pan orgánico recién horneado que vemos en redes sociales.

Puede ser por falta de apoyo, puede ser porque en ocasiones estamos muy cansadas por querer abarcar demasiado, porque el ámbito laboral y el mundo en general no es muy amable con las madres, porque nos falta descanso y contención, puede ser porque también en algunos casos necesitemos ayuda especializada y hablar con alguien.

Nos han vendido tanto la mamá feliz que debe sentir amor de inmediato por sus hijos y que solo el hecho de ser mamá la hace dichosa que en cuanto sentimos algo que no es “lo que debemos sentir” nos confundimos mucho, mas porque si hablamos de que no nos sentimos bien nos dicen “pero como, tienes un hermoso bebé, cuantas mujeres morirían por ser madres, debes sentirte felíz”.

A veces el parto fue doloroso, difícil o nos maltrataron o tenemos otros problemas, no siempre se dan todas las condiciones para un puerperio ideal, es normal estar a veces un poco triste, y a veces la pareja no entiende bien que nos pasa, los hombres carburan diferente.

Es normal sentirnos cansadas, en ocasiones sentirse la peor madre del mundo, a veces hasta perder la paciencia , no somos robots y principalmente, no podemos vivir siempre tratando de llenar un molde impuesto por los medios.

El poder hablar con alguien o poder decir que no estamos lo contentas que “deberíamos” nos ayuda a sentirnos mejor, a acomodar nuestros sentimientos  y a poder tomar decisiones.

También reconocer que la vida real no es igual que la vida en las fotos retocadas de blogs y medios, que podemos tener nuestro estilo muy particular de ser madres, que no tenemos que cumplir ningún “check list” de la madre perfecta, que la mejor evaluación es la sonrisa  el amor de nuestros niños y que debemos centrar nuestras decisiones en base a lo que mejor funcione para nuestra familia y no en lo que “debería ser”

No está mal tener malos momentos, sólo hay que saber buscar ayuda si el malestar ya es una constante en nuestra vida.

Si necesitas  hablar con alguien en privado aquí puedes tener mas información para una consulta personalizada  (http://criandocreando.com/blog/asesoria-personalizada)

Author: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Share This Post On

6 Comments

  1. Muy cierto y es maravilloso poder leer que no soy loca sino solamente normal. Gracias por compartir 🙂

    Post a Reply
  2. Si, a veces sentir que es normal tener a veces sentimientos negativos nos ayuda a sobrellevarlos mejor 😉 saludos

    Post a Reply
  3. Si, a veces sentir que es normal tener a veces sentimientos negativos nos ayuda a sobrellevarlos mejor 😉 saludos

    Post a Reply
  4. Si, a veces sentir que es normal tener a veces sentimientos negativos nos ayuda a sobrellevarlos mejor 😉 saludos

    Post a Reply

Dejame tu opinión aquí <3

A %d blogueros les gusta esto: