Crianza y educación

Mitos y realidades de las rozaduras

dermatitis de pañal

Las rozaduras parecen ser un asunto “menor” hasta que tienes en brazos a un bebé llorando incómodo por una rozadura que no termina de ceder.

Como mamás cualquier molestia de nuestros bebés nos causa mucha preocupación, las rozaduras o dermatitis de pañal nos complican la vida, nuestro bebé llora de incomodidad y sin el tratamiento adecuado pueden complicarse o tardar mucho tiempo en sanar. Por eso es importante tener información adecuada y de primera mano.

Para su tratamiento existen desde remedios caseros hasta diversidad de pomadas o medicamentos OTC (de venta libre), desde los indicados para estos casos a los medicamentos autorecetados que muchas veces pueden dañar mas la piel a largo plazo.

En esta ocasión el Doctor Ullianov Peralta Armendáriz de la unidad de Farmacovigilancia de la compañía Andrómaco nos dio algunos datos sobre las rozaduras o dermatitis de pañal y su prevención.

1.       Para comenzar tenemos que saber que la piel de un bebé puede ser hasta cinco veces más delgada que la piel de un adulto, por lo que es más delicada y se daña mas rápido que la nuestra.

2.       Existen diversos tipos de lesiones en la piel, las rozaduras tienen como nombre médico dermatitis de pañal. (para que no te asustes si ves ese nombre en la receta).

3.       Una rozadura es un síntoma, por que pueden existir diversas causas, lo importante es actuar para prevenirlas más que para curarlas cuando ya se presentaron.

4.       Las rozaduras pueden ocurrir entre recién nacidos y los 24 meses. Y son mas recurrentes entre los 9 y 12 meses, cuando inician a comer diferentes alimentos y comienzan con la dentición.

También te interesa   Navidad por Laura Gutman

5.       Las causas son variadas, humedad, el detergente, residuos de talcos o polvos (mucho cuidado con la fécula de maíz que puede ocasionar hasta aparición de hongos), el material del pañal, una diarrea, mantener el pañal demasiado tiempo, usar toallitas húmedas con alcohol o higiene deficiente.

6.       Además de diversos grados de enrojecimiento y malestar, las rozaduras pueden llegar hasta descamación, grietas o úlceras si no se atienden las correctamente.

7.       Para prevenirlas se necesita limpieza, cambiar frecuentemente el pañal, evitar jabones irritantes, evitar productos con alcohol en contacto con la piel del bebé, lavar la zona con agua y jabón suave.

8.       Es importante también mantener al bebé sin pañal por lapsos de 10 minutos y aplicar una capa de medicamento a base de óxido de zinc para aislar la piel de la humedad del pañal y permitirle regenerarse.

Para prevenir y tratar las rozaduras Hipoglos tiene 3 opciones para ti y tu bebé.

P (Protección) que es la básica para llevar en la pañalera y de uso diario, como su nombre lo indica te protege de las rozaduras.

PA (Protección y Alivio) Que elimina el dolor y malestar en rozaduras leves y moderadas, se usa cuando se encuentra una rozadura.

PAC (Protección, Alivio y Control) Para rozaduras severas, alivia al contacto, cura y previene infecciones mientras la piel se regenera.

Como ves, las rozaduras pueden prevenirse y tratarse con anticipación, así te evitarás noches de preocupación, incomodidad de tu bebé por el dolor y podrás disfrutar de cada momento de su desarrollo sin preocupaciones.

 

(Haz click en la imágen para verla de tamaño completo y descargarla)

 

Leticia Jiménez
Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.
http://criandocreando.com

Dejame tu opinión aquí <3