No mas mamá abnegada, por que es importante cuidar de ti misma

En la tradición popular, la mamá es un ser abnegado que siempre pone a su familia antes que ella, por que oiga, quien ha viso una mamá que diga que tiene hambre o se tome tiempo para ella misma.

Las cabecitas blancas de antaño no comían hasta que todos comieran, no se sentaban hasta que hubieran calentado tortillas para todos y servido la segunda ración, y comían cualquier cosa al final. 

Yo recuerdo tanto frases de varias familiares que son “muy mujeres” y siempre me decían con un aire de suficiencia “pues yo, no me siento a comer hasta que les haya servido primero a mi marido y a mis hijos”  “pues yo, primero los pongo a ellos” “pues yo, me preocupo de que mis hijos y mi marido vayan bien vestidos, yo me echo encima cualquier cosa””pues yooooo…”

Cuando tenemos hijos al inicio nos absorben tanto los primeros meses que si llegamos a estar en pijama, sin peinar y hasta sin haber ido al baño mientras logramos organizarnos con el nuevo bebé y los otros hijos si es que hay hermanos mayores. 

Conforme crecen, poco a poco ya tenemos rutinas, ya una dinámica en la casa y de algún modo ya todo gira, pero como mujeres nos llegamos a asentar en el no cuidado de nosotras mismas.

A mi me llevó bastante tiempo aprender a cuidarme nuevamente, comparada con el cómo cuidaba de mi misma siendo soltera.

Revisa tu cajón de ropa interior, ¿como andamos de choninos? están en buenas condiciones? ¿y los sostenes que tal tienen varilla están desgastados? ¿aguados? ¿tus zapatos, tu ropa en general? te gusta lo que tienes? o te pones cualquier cosa encima, al fin “nadie me ve” (¿nadie???)

También te interesa   Lo innombrable del postparto

Es importante no perderte de vista, obvio no vas a poder andar maquillada al 100 si no es tu estilo, pero llega un momento que ya puedes cepillar tu cabello, recogerlo  y ponerte un poco de labial y rimmel, si hay muchos gastos, pero igual que compras ropa y zapatos para tus hijos, o que tu pareja se los compra, debes tomarte en cuenta igual a ti misma y poco a poco ir substituyendo la ropa que no te quede bien o ya esté muy desgastada.

Necesitamos vernos en el espejo y que nos guste lo que vemos, tratarnos con cariño, y estar a gusto y reflejarlo, cuidarte a ti misma no significa ser egoísta, significa cuidar tu activo fijo mas importante, tu misma, no te descuides que tu eres muy importante. 

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de “Berrinches y rabietas para mamás imperfectas” “De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica” y “Mamá y papá también son pareja” disponibles en Amazon.

Dejame tu opinión aquí <3