Obesidad infantil, una opinión mas

Tenemos el primer lugar en obesidad infantil del mundo, ya se ha dicho de mil formas, se ven campañas en la tele, en las escuelas, se habla de eso en las noticias, en redes sociales, en internet,  está la propuesta de la ley para prohibir la comida chatarra en las escuelas, ya las empresas pusieron el grito en el cielo y aseguran que los gansitos son nutritivos *sarcasmo*.

En fin, que no se venda comida chatarra en las cooperativas es un inicio, aunque me ha tocado ver niños que mandan con sus negritos bimbo y su leche de chocolate de lunch, o sus papas y su coca, o frutsi desde la casa.

Antes si comíamos también dulces y cosas así,  yo comía de esas palelocas , que tenían paleta por ambos lados, gansitos, frutsis, boings, alguien se acuerda de las burbusodas? o de los brinquitos? -a mi me encantaban encantan los de limón- y los pulparindos!.. ok, por supuesto que antes se comían dulces, y mas antes igual comían charamuscas y alegrias, y caramelos y merengues, ¿entonces que pasó?? ¿porque ahora si?? me acuerdo que habia una maquina de palomitas afuera de la primaria, y como me gustaba que me compraran una bolsa ¿alguien recuerda el sabor de las palomitas de maíz palomero? no las de microondas, y comía merengues afuera de la escuela.

Ahora muchas cosas han cambiado, efectivamente hay mamás que les dan a sus hijos dinero y que se compren lo que sea en la cooperativa, pero en la cooperativa no comen sus 3 comidas, se supone que desayunan, comen y cenan en casa (a menos que estén en alguna escuela internos o medio internos)

Y me ha tocado ver señoras que compran para comer 5 sopas maruchan y su coca de litro y medio, niños que todavía ni desayunan y ya están comiendo cheetos, o que su desayuno es un danonino y unas donas bimbo, y/o su leche de chocolate o vainilla, y papas y refresco a granel.

Antes o comías con agua o agua de limón, el refresco en las fiestas o el fin de semana, antes salías a jugar (o te echaban para afuera ) y a andar en bici, o patines por la cuadra, o andar corriendo con los vecinos, escarbando macetas, y todas las tonterías que recordamos que hacíamos de niños.

Ahora, en muchas casa se come con refresco, comemos muchísimas más cosas procesadas (cosas para microondas, ya prehechas, tipo guten, o “mi arroz” y hasta el caldo de pollo para la sopa ya lo venden)

Y los niños juegan menos, prácticamente hay ciudades “dormitorio” donde sale la gente tempranito y llega en la noche, a dormir y a alistarse para el otro dia, se ve mucha más tele que antes, los gadgets (psp, wii , play station) absorben el tiempo, me ha pasado que mi hija quiere jugar con unas niñas, y ambas la ignoran, cada una concentrada en su respectivo gadget, acariciando una mascota virtual, o jugando con gente virtual e ignorando a los que están junto.

Por seguridad, claro, la ciudad ya no es un lugar donde los niños puedan jugar, los horarios laborales son de 8 a 8,  pero también ¿no faltaran ganas?  aunque sea salir a dar una vuelta a la manzana, o ir a la tienda juntos (caminando, no en coche) o salir aunque sea a tomar aire, o el fin de semana, o revisar las prioridades, en un empleo, al mes de despedirte ya nadie se acuerda de ti, en tu familia si faltas, ¿cuanto te extrañaran?.

Además, decimos que los niños son obesos, no se ejercitan, se la pasan pegados a la tele o al psp o la compu, y los papás ¿que ejemplo damos? ¿cuanto nos esforzamos por comer bien? ¿por hacer algo de ejercicio? ¿por salir y convivir con ellos? Los niños no se crían o se malcrían solitos, no brotan de pronto de las banquetas, nosotros los padres y las familias los criamos, los formamos y les damos el ejemplo.

Otro detonador de obesidad infantil en nuestro país son las lastimosas cifras de lactancia materna en nuestro país:

En México, aunque la prevalencia de lactancia materna ha mejorado ligeramente en los últimos diez años, tiene uno de los valores prevalentes más bajos entre los países subdesarrollados y más de la mitad de los niños mexicanos no reciben leche materna después de los seis meses de edad. Esta declinación de la lactancia materna en México es más mar cada en las áreas urbanas que en las rurales y probablemente menos común en clases medias que en los niveles socioeconómicos bajos

http://www.drscope.com/privados/pac/pediatria/pal2/lacmat.htm

Diganme cuantos niños conocen que hayan sido amamantados por lo menos 6 meses sin darles jugos, ni agua, ni papillas, y ayuditas de fórmula “por si no se llena” o por recomendación del pediatra. Aunque la OMS recomienda lactancia materna exclusiva (exclusiva es no formula, no agua, no tes, y no comida) durante los 6 primeros meses, después , seguir con la lactancia aunque se coman otros alimentos hasta los 2 años o hasta que madre e hijo lo quieran.

Y la lactancia materna tiene probados efectos de prevención de la obesidad infantil o adulta

El grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición, que dirige el profesor Andreu Palou desde la Universidad de las Islas Baleares (UIB), ha identificado el efecto protector que tiene la ingesta de leptina, presente en la leche materna, durante la lactancia en la prevención de la obesidad y otras complicaciones médicas que pueden aparecer a lo largo de la vida.

Esta proteína no está presente en las leches artificiales y los autores la identifican como uno de los principales factores responsables de los beneficios de lactancia materna.

El número de julio de la revista ‘Nature Reviews’ incluye en su sección de ‘Investigación Destacada’ un artículo de opinión resaltando la importancia de las investigaciones del grupo mallorquín del CIBERobn.

El comentario editorial de esta revista se centra, en particular, en el artículo más reciente de este equipo de investigación, en el que se demuestra que la ingesta de leptina durante la lactancia no sólo protege frente al desarrollo de la obesidad en la edad adulta, sino que también protege de complicaciones metabólicas, como la esteatosis hepática (hígado graso) y otras, que aparecen cuando se ingiere de forma continuada una dieta rica en grasas.

El equipo del doctor Palou ha identificado la leptina como un nutriente esencial durante la lactancia, puesto que la ingesta de leptina en estas primeras etapas de la vida postnatal previene el fenómeno de “resistencia a la acción de la leptina”, causante de muchos de los casos de obesidad en humanos.

http://es.noticias.yahoo.com/5/20100708/tes-la-leche-materna-previene-la-obesida-c5455be.html

En realidad parece que los pediatras y las enfermeras, salvo honrosas excepciones,  son enemigos acérrimos de la lactancia, y recomiendan el destete muy fácilmente,  claro que crecen, y bien, pero la lactancia materna da muchas ventajas, que la fórmula no puede igualar.

Y muchísimos pediatras o madres y abuelas impacientes ya están dándoles “probaditas” a los bebés, a veces desde el mes o rellenándoles el biberón, con cereales, o leche con chocolate o atoles, o una vez, supe de un bebé que le molían comida, y  se la daban en biberón (frijoles, sopa, carne, de todo) , o hasta les llenan su biberón o vaso entrenador con coca  o refrescos diversos,  y desde bebés les dan paletitas y dulces varios, al fin, se ven tan bonitos chupando una paletita y se entretienen y no dan lata ¿verdad?

Y después nos preguntamos por que son obesos si estamos rellenando a nuestros bebés de azúcar y carbohidratos, mas muchísimos otros factores que intervienen,  a que se debe que haya obesidad infantil.

Por cierto hay mucha información en internet sobre el efecto pernicioso del azúcar en los niños  provoca problemas de atención, de comportamiento, y hay casos de niños que mejoran muchísimo con solo limitar su consumo de azúcar (paletitas, bebidas azucaradas, jugos, galletas industrializadas, pan blanco y demás) recomiendo ampliamente leer esta información sobre el azucar y sus efectos.

Se requiere una efectiva campaña de fomento a la lactancia materna, real, informando de sus beneficios y de su efecto protector a la salud de los niños (que aunque según a nivel gubernamental hay “iniciativas”, en realidad no se cumplen, –yo tuve a mi segunda hija en el Hospital de la mujer del DF, y no me la entregaron para amamantarla antes de la primera media hora como debiera ser, y como dice la norma, pero pusieron en el informe que le dieron leche materna, aunque la pediatra me dijo que le dio forma, y la “información” que dieron las enfermeras a las madres en recuperación -y el trato- fue deplorable )

Este problema, multifactorial, se puede prevenir desde el inicio, Lastima que esta solución no hace millonario a nadie, ninguna empresa puede comercializar la leche materna, pro eso conviene mas fomentar la cultura del biberón, dejar la lactancia materna para “inditas”,” gente pobre ” o “hippies radicales defensoras de la lactancia”

Author: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Share This Post On

10 Comments

  1. Hola, me gustan mucho las entradas de tu blog. Esta no es la excepción, sin embargo creo que le estás dando poco mérito al esfuerzo que se ha hecho en todo el país por promover la lactancia. Las cifras que muestras son del PAC de pediatría que se publicó en el 2000 y cuya información es aún de años anteriores. Hay cifras más recientes (la única que tengo a la mano es esta http://bit.ly/cVlYRe) que hablan de un aumento importante tanto en áreas rurales como urbanas. Se ha invertido mucho esfuerzo en promover la lactancia y aunque aún no estamos donde quisiéramos, ha mejorado mucho en los últimos 10 años.
    Y respecto a los otros factores, tienes toda la razón. Como pediatra, en un porcentaje muy alto de las consultas tanto de niño sano como por enfermedades comunes, en niños menores a 8 años -particulamente menores de 4- inevitablemente la mamá o la abuela preguntan “¿Está bien de peso? Es que no come” Estoy convencido de que uno de los grandes factores para la obesidad es la hiperalimentación propiciada por la familia. Una mezcla de culpa/presión familiar/desconocimiento lleva a este problema, aparte de los que mencionas.
    Felicidades por tu blog, saludos.

    Post a Reply
    • Hola!

      muchisimas gracias, igual y estoy muy resentida pro que mi experiencia con medicos y enfermeras del Sector Salud ha sido muy mala en relación a la LM

      Muchas gracias por la información 🙂

      Post a Reply
  2. El punto es que queremos todo “fácil y rápido”, la mejor comida y la mejor atención es “difícil y despacio” incluso en la comida, yo soy una mamá “rara” en mi medio -Monterrey, zona industrializada-, mi niña mayor fue amamantada hasta los 18 meses, la menor de 11 lo sigue siendo, en casa no hay polvos para bebidas se hace bebida de fruta o se toma agua simple -hace poco hice horchata de arroz natural mi esposo me dijo: ¿para que te metes en trabajos? mejor ve y compra un sobre, conteste ¡Claro que no, no sabes todos los quimicos que tienen esos sobres!, colamos las bolsitas de dulces y hay dulces que terminan en la basura. Mis niñas comen solas y la comida entera, no molida, la chiquilla odio el famoso frasquito -lleno de almidón que hace que las celulas se inflamen-, le encanta la comida casera y come sola y despacio sabe decir no cuando ya no quiere si es que se le antoja que le den con cuchara, la única bebida aparte de su tetita que acepta es el agua simple, y ¿la mayor? Flaquilla, activa y tragonsisima, claro pero come taquitos de atún, sopita con verdura, huevitos estrellados, y su manzana diaria, apenas y conoce la sopa maruchan y el Mc Donalds, prefiere los lugares con comida como la de casita. Pero aquí todo es despacio, 4 horas para los frijoles de olla, 30 minutos para el agua fresca, y cuando las bebés de la casa aprendieron a comer solitas a la “baby ledweaning” se pueden tardar todo lo que quieran -hasta 1 hora duraron-, a la mayor cuando era bebé le servía gazpacho y sopa de tomate; para ser mamá falta también saber un poco de cocina y un poco de nutrición y hacer la diferencia entre comer y entre alimentarse, lo primero lo hacemos todos y lo segundo unos cuantos ¿será por eso que también salimos mal en las pruebas internacionales que ponen en las escuelas, por los niños gordos desnutridos que no desayunana?

    Post a Reply
  3. Las cifras abruman, la apatia es aplastante, la comodidad exorbitante…pero sigo con la esperanza que el cambio es uno a uno.

    Familia por familia, madre por madre, hijo por hijo…lento pero aplastante. Si se avanza, si se puede.

    Se puede parir, amamantar, criar con respeto, alimentar en todos los sentidos.

    Gracias por tu reflexion en el tema, no es una mas…es la reflexion de una madre comprometida y se aprecia, se disfruta.

    Besos 😉

    Post a Reply
  4. Pues si es algo complejo y creo que los papás en la actualidad le echan la culpa a la inseguridad, que porque ya no son seguras los niños ya no pueden salir a jugar y hacer actividad al aire libre. En parte si es eso pero tampoco les ponen buen ejemplo( empezando por la alimentación) pero cuando se llega el fin de semana en lugar de salir en familia al parque o a hacer algo prefieren ver el “fut” con los amigos acompañados de “chelas” y botana.
    En cuanto a las diferencias de estos tiempos y de cuando eramos niños es que ahora abundan los restaurantes de comida rapida pero igual depende de los padres escoger lo que comen.

    Post a Reply
    • es que es multifactorial, pero yo creo que los papás debemos hacernos responsables, la sociedad influye mucho, el ambiente, pero los que criamos y los que podemos hacer algo con el ambiente que hay somos nosotros. (y los que ponemos el ejemplo también, y los niños son espejos, lo queramos o no)

      Post a Reply
  5. Ay! Lety, yo tambien pienso en mi infancia y me pregunto ¿que diablos cambio?? Mis papas divorciados no tenian tiempod e hacer lunches o comidas muy preparadas en casa. Sin embargo, los refrescos estaban prohibidos, no habia dulces en el refri, y efectivamente saliamos mucho a jugar. Aun en la ciudad.
    El problema es integral, no solo de las escuerlas, es mas, me atreveria a decir que si se deja la chatarra en las escuelas pero se mejoran los habitos en casa, las cosas mejorarian…
    Un abrazo
    Y aqui no me dejaron poner acentos 🙁

    Post a Reply
  6. Hola Lety, interesante tu opinion respecto a la obesidad infantil, es curioso como las grandes productoras de comida chatarra, sacaron sus productos “light”, lo cual siguen estando atascados de carbohidratos. Mi beba estaba muy gordita (pura lactancia materna!!!) me recomendaron un pediatra muy bueno en Ciudad de Mexico y muy consciente de la obesidad infantil y lo primero que me pregunto es: “quien se encarga de la alimentacion de la niña???” le conteste que yo, me dio lista de alimentos permitidos (verduras, pollo, frutas, legumbres, etc) y me dijo: ” no le des a tu hija NADA que tenga carbohidratos procesados, es decir, nada de cerales empaquetados, ni panecitos, ni sopas ya preparadas, etc, le pregunte que si le podia dar jugos, y me dijo que mejor le diera una coca, que sabe mas rica :O, rotundamente me dijo que jugos procesados para nada, y que mejor le diera la fruta por la fibra, en fin, mi beba que casi tiene dos años, y le encantan las verduras y frutas, no come dulces, cuando hay pastel o similares le doy un poquito y ya, cuando regrese a consulta el doctor hasta me felicito de lo bien que estaba mi beba, mas alta, mas delgada……………me dijo que en su opinion, hay muchas mamas flojas o que no tienen el tiempo de darles a sus hijos la alimentacion correcta, que por eso siempre que llevan a un niño con el, pregunta quien es el encargado de darle de comer al niño, ya sea la abuela, tia, etc….. es triste ver que la alimentacion se ha deteriorado tanto, y alguien debe poner el ejemplo, se supone que somos los papas, no????? pues a ponerlo!!!

    Post a Reply
  7. No podria estar mas de acuerdo con todo lo que publicaste en tu articulo.
    yo tengo un hijo de 5 años. y si, admito que su etapa de lactancia fue muy corta, yo tontamente pensaba que no le estaba dando suficiente leche, porque asi parecia. lo complemente con formula y todo salio bien, pero me he encargado de alimentarlo correctamente. cero azucar refinada. y el lo sabe. solo el azucar de las frutas.
    es un niño increiblemente activo, por lo que solo cuando sale a jugar al jardin o lo llevo al parque, ahi si le autorizo a comer uno o 2 dulces. punto. los tiempos cambian, las grandes empresas no saturan de cochinadas pero esta en nosotras hacer que nuestros hijos crezcan realmente sanos y no nada mas lean la frasecita: come frutas y verduras” en las botellas de coca cola.

    Post a Reply
  8. hola mierda

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Obesidad infantil, una opinión mas | criandocreando.com -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by Revista Mente Libre, Leticia Jiménez and Leticia Jiménez. Leticia Jiménez said: @Xiuh_Tenorio…
  2. Morbi Recomienda #13 | Blog y Lana finanzas personales que se entienden - [...] Obesidad infantil. Una opinión más. Por cirandocreando.com [...]

Dejame tu opinión aquí <3

A %d blogueros les gusta esto: