¿Que son “los terribles dos”?

vinculo

He leído varios artículos que nos hablan de “los terribles dos”,  lo mencionan como una etapa por la que pasan todos los bebés y que hay que “mantenerlos a raya” y poner límites, es mas, he visto cursos de “manejar los berrinches”, en serio ¿manejar?? ¿tomarías un curso para “manejar” a tu pareja?? ¿Por que a los niños y sus emociones si los queremos “manejar”?.

Con otra persona mas bien buscaríamos puentes de comunicación  para que entienda nuestro punto,  y también trataríamos de  entender que pasa por esas cabecitas que parecen empeñadas en hacer lo contrario a lo que deseamos.

Antes que nada, toma en cuenta que es tu hijo, tú eres su mundo, eres la persona mas poderosa y la más importante para él o ella, tú tienes una visión mucho mas amplia del mundo y mas experiencia, ell@s sólo te tienen a tí.

Cuando son bebés mas pequeños, de algún modo se ven como parte de mamá, Laura Gutman habla de la “Díada mamá-bebé”, después de nueve meses en el vientre de mami, escuchando lo  que ella escucha, sobresaltándose si ella se sobresalta, sintiendo los sabores de lo que come por el líquido amniótico, después en brazos, escuchando su corazón (o el de papá), calientit@ siendo amamantado por mamá, toma tiempo irse dibujando como una persona independiente, y ese cambio es una de las pequeñas crisis con las que irás enfrentándote en tu vida como mamá o papá. Alrededor de los 18 meses – 2 años, los bebés ya van tomando conciencia de que son personas separadas de mamá, que pueden querer cosas diferentes (mamá dice que ya es hora de irse, yo quiero seguir jugando en la arena).

También te interesa   Tamiz Neonatal

Son mas independientes físicamente pueden trepar, correr, saltar, y ¡hay tantas cosas interesantes en al mundo para ver!

Además esta etapa pasa algo crucial para la familia, muchos bebés empiezan a dejar el pañal, lo cual puede ser un motivo de tensión si lo intentamos antes de que ellos estén maduros para hacerlo.

Antes de tratar de quitar pañales hay que tomar en cuenta los siguientes puntos:

1.- Entiende y coopera con instrucciones simples.

2. Pide un cambio de pañal cuando está sucio o mojado.

3. Indica con gestos o expresiones que tiene ganas de ir al baño.

4. Quiere usar calzones de Niño Grande o ropa interior.

Si muestra interés en el acto de ir al baño, relaciona la palabra con el acto de “hacer pis o popó”, empieza a “avisar”, ya permanece seco horas o empieza a “avisar” que quiere hacer o que ya hizo ya puedes ir considerando explorar la opción.

Y respecto a la “edad de las rabietas” , conocida también como “Terribles dos” te puedo dejar algunos consejos.

  • Un bebé no “hace rabieta” por hacerte quedar mal, por contradecirte “por gusto”, ell@s lo están pasando tan mal como tú, ya que ellos no saben controlar sus emociones y están apenas empezando a entender el mundo.
  • La previsión puede ayudarnos mucho, si sabemos que vamos a tardarnos en algún mandado, podemos llevar un juguetito para la sala de espera, o agua y una manzana si les da hambre, o calcular tomar una pausa para sentarnos y relajarnos en el ajetreado día, y así evitar un bebé haciendo berrinche por aburrimiento, o por que tiene hambre o que está ya muy agobiado de ir corriendo de tienda en tienda.
  • En ocasiones también cambios bruscos en la rutina pueden hacer más difícil la convivencia con nuestros pequeños, desde cambios de casa o trabajo, problemas familiares, o a veces si está muy concentrad@ jugando y nosotros ya nos queremos ir, protesta por que no se adapta al cambio tan rápido como nosotros, para prevenir podemos avisarle “en un momento nos vamos” “cuando suene la alarma del celular es hora de salir”  para que se vayan “haciendo a la idea”, y con otros cambios, tenerles paciencia, ya que ellos entienden el mundo a través de nosotros.
  • Habla de las emociones, para que sepan manejarlas. “Huy estás muy enojad@” “te veo molesta por que nos tuvimos que ir del parque “¿extrañas a la abuelita?”” (adaptado a tus palabras) , la idea es que no simplemente tratemos de “acallar” la emoción (enojo, miedo, etc.) sino que al nombrarla y luego proponer soluciones “te veo enojado, peor si me gritas no te entiendo” “nos tuvimos que ir por que ya está anocheciendo, pero mañana regresamos” les enseñamos que es y cómo se llama eso que sienten (la emoción o frustración) y les mostramos que hacer con ella , en pocas palabras, les tenemos que ir enseñando poco a poco a gestionar sus emociones.
  • También los cambios o sucesos diferentes en su vida pueden hacer “retrocesos” en el proceso de dejar el pañal, el mismo hecho de dejar el pañal implica madurar en muchos aspectos y pasa a su tiempo, pero la presión externa puede poner ansiosos a los padres y presionar a su bebé y poner mas tensión, ocasionando más episodios de enojo o berrinches.
  • Toma en cuenta su edad y ten expectativas realistas. Un bebé de 2 años difícilmente se mantendrá tranquilo si le quitan su carrito o si mamá le dice que no puede llevar la caja de cereal que quería, aunque las abuelas, la cajera del súper y todos los extraños te aseguren que “eso se lo quitaba yo con dos nalgadas”. Ellos verán a tu hijo 10 minutos, o de vez en cuando, tú lo ves diario y por lo que te resta de vida, céntrate en la relación, en crear vínculos, en la confianza, en toda relación hay retos, lógico que en la relación con tus hijos los haya. Lo importante es que el vínculo y comunicación estén abiertos para que tú entiendas que le pasa y ell@s puedan confiar en ti plenamente.
También te interesa   Niños y Rabietas

Ser papá no es una carrera de 100 metros, es mas un maratón, donde tenemos que mantener el ritmo y centrarnos en lo importante, comunicación y confianza,  siempre implica retos, pero el amor y la comunicación siempre nos ayudan a salir juntos adelante.

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Dejame tu opinión aquí <3