Vida de mamá

Sustracción de menores

Este post es la experiencia de una amiga virtual que sufrió la substracción de sus hijos menores de edad y parte de la batalla que entabló por recuperar a sus hijos.

Un divorcio siempre es difícil pero para los niños es más traumático, mucho mas si llega a haber situaciones de sustracción de menores por sus padres o el evitar que los vean.


A mis hijos que hoy no están…

El pasado 19 de octubre me despedí de ustedes en el pasillo de la casa, irían a la escuela y ese día Sophie volvió para darme un gran abrazo, nunca imagine que sería la última vez que los vería.
Me aterra que piensen que su mamá los abandonó, desde que vi sus cajones de ropa vacíos no he hecho más que buscar ayuda, día a día, minuto a minuto.
No puedo comprender el nivel de egoísmo de su padre y no pienso quedarme callada, ya no más. No puedo entender sus razones, porque ninguna de ellas sería válida para que una madre como yo no pueda estar cerca de sus hijos.
Al principio llamaba todo el tiempo al padre pidiéndole que me dejara llamarlos, que era una crueldad, que me dejara verlos y él siempre me colgaba el teléfono.
Los he buscado con sus abuelos, con sus tíos, primos y ninguno es capaz de responderme una llamada o un mensaje.
He hecho filas interminables en el DIF, en Derechos Humanos, en asociaciones feministas, nadie puede hacer nada porque la patria potestad, guardia y custodia aún no estaban definidas, el padre actúa como delincuente pero no puede considerárselo tal pues es el padre de los niños. A cambio me pide que firme un convenio donde acepto que estoy “loca” y que no puedo hacerme cargo de mis hijos por tener depresión. En su convenio sólo podría verlos dos horas a la semana con una persona vigilando. No accedí a firmar tal cosa y mis hijos están siendo usados como rehenes, como monedas de cambio y ellos son mucho más que eso.
Yo los bañaba a diario con la misma música que les ponía cuando estaban en mi panza, los peinaba, les ponía sus pijamas, la nena aún dormía conmigo las dos abrazadas muriendo de calor y sudando, Nicolás siempre me pedía “Mami me cantas esa canción donde dice que estás hecha de pedacitos de mi”.
‘Fue un abrazo de tu amor con guantes,
con sonrisas que me regalabas,
el saber que sin ti no soy nada,
yo estoy hecha de pedacitos de ti.
de tu voz, de tu andar,
de cada despertar,
del reír, del caminar,
de los susurros de abril,
del sentir, del despertar,
aunque la noche fue gris,
del saber que estoy hecho
de ti…’
La casa la he convertido en mi lugar de rehabilitación, me compro flores casi todos los días, salgo a buscar trabajo, hablo con amigos, abogados, voy a tribunales, explico una y otra vez lo que ha pasado…
El padre dice que estoy en depresión y que eso me impide cuidar a mis hijos, dice que soy alcohólica y que me drogo. Estoy en la mejor disposición de someterme a cualquier clase de estudios psicológicos y de sangre para comprobar lo contrario, él miente y lo sabe.
Estos últimos seis años me he dedicado por completo a cuidarlos, a llevarlos diario al parque, a la escuela, a fiestas infantiles, éramos los más felices juntos hasta que el padre decidió vengarse de mi porque salía con alguien más. No tengo nada que ocultar y las razones que tiene al momento ninguna es válida para lastimarnos de esta forma.
Agradezco a todos aquellos que me han ayudado, desde los médicos que no me han cobrado nada, hasta los amigos que me invitan a comer a su casa, las llamadas interminables de madrugada cuando yo lo único que hago es llorar, a aquel grandioso hombre que ha pagado mi abogado, a todas y todos muchas gracias.
Hace unas semanas el padre suspendió mi celular, luego vino a casa a llevarse el cablevisión, el teléfono, el internet. Semanas antes se llevaba la cámara fotográfica con la que yo esporádicamente trabajaba. No puedo imaginar la inestabilidad emocional en la que vive, ahora dañando a nuestros propios hijos.
Espero pronto encuentre la paz que tanto le hace falta, algo de sabiduría y compasión por el sufrimiento en el que estamos siendo sometidos.
Quiero, mis niños, que sepan que los amo más a que a nada en este mundo, con todo mi corazón, que no hay momento en el día en que deje de adorarlos, no hay día en el que no llore por ustedes y repaso mil veces un encuentro, sus abrazos y cuando corran a mi gritando “mami”.
Tienen una gran madre que no piensa rendirse ni renunciar a ustedes, no sin mis hijos. Lamento tanto que tengamos que pasar por todo esto luego de seis años de abusos, a veces parece que esto no llega a su fin, pero llegará.
Me armo de fuerzas para lo que venga, que una madre mueve el mundo con tal de ver a sus hijos. Los extraño, los pienso y los amo con todo mi ser.
Isha Oropeza
Tw @isha_oropeza
***************************
Yo soy hija de un cruento divorcio lleno de rencor entre las partes. Cuando tenia como 4-5 años mi padre fue un día por mi a la escuela, sin conocimiento de mi mamá y me llevó, recuerdo la confusión, no saber que pasaba, recuerdo que me dijeron que estaba con ellos por que mi mamá ya no me quería (eso todavía a estas alturas le da rabia a mi mamá al recordarlo) recuerdo que finalmente mi madre investigó donde me tenían (en casa de una familiar de mi padre) fue por mí con uno de mis tíos y 2 agentes, me sacaron en brazos y yo llorando diciéndole a mi mamá que para que si ella ya no me quería.
Por muchas razones, este incidente una de ellas deje de ver a mi padre, murió hace unos años, con la familia que formó despues (con quienes no tengo ninguna relación asi como tampoco con la familia paterna)  no conoció a mis hijas, no fue a mi boda, no me vió terminar mi carrera, no estuvo en mi vida. Yo creo que con un manejo mas inteligente de la separación por ambas partes tal vez la relación hubiera sido otra.
Los niños pequeños tal vez no entienden cosas a cabalidad, pero se dan cuenta de todo, saben que algo pasa, y esos niños crecen y tal vez en 10, 15 años serán capaces de cuestionar a su padre y a su madre sobre sus acciones,  ¿y que explicación les darán?.
El hecho (en mi caso) de haber sido “botín” para lastimar al otro y “ve y dile a tu padre/madre que…”  fue algo que amargó mi niñez. Y tristemente estos casos siguen pasando, lo mio fue en 1975, en 2012, 37 años despues sigue pasando, seguimos convirtiendo a los niños en “cosas ” que usamos o intercambiamos, o retenemos a nuestra conveniencia sin importarnos cuanto los  dañamos, o de que forma estamos dañando la relación futura con ellos por enfocarnos en hacer daño HOY.
Un post que recomiendo mucho sobre el tema :

“La pareja acaba, la coparentalidad continua. Claves preventivas”

También te interesa   De monstruos y apariciones
Leticia Jiménez
Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.
http://criandocreando.com

2 Replies to “Sustracción de menores

  1. ¡Qué razón tienes! Los hijos de padres separados muchas veces somos usados para dañar al otro. Yo también soy hija de padres divorciados y aunque no he vivido situaciones tan extremas, uno de mis progenitores (no daré detalles) sí me hablaba muy mal del otro, lo que me dolía en el alma porque yo los quería a los dos. Tienes razón, al final todos nuestros actos tienen consecuencias y de lo que se siembra, se recibe, tarde o temprano. Un abrazo desde España.

  2. Yo estoy viviendo lo mismo…Soy madre de dos niños y en trámites de divorcio. Mi esposo, el Señor Edgar Ugalde Delgado, en complicidad con su Señora Madre Blanca Delgado Carbellido y su medio hermano, el Señor Aljean Chincoya , se llevaron a mis hijos sin mi autorización el día 25 de enero del año 2013. Junto con está acción, el Señor Edgar Ugalde Delgado sacó a mis hijos de las escuelas, hasta el momento no existe registro alguno en donde mis hijos hayan concluido el ciclo escolar, lo cual me preocupa sobre manera.
    Mis hijos son PAMELA UGALDE MONTAÑO Y SEBASTIÁN UGALDE MONTAÑO, de 11 y 13 años respectivamente.
    La señora Blanca Delgado Carbellido es maestra de inglés y da clases en la secundaria federal número 11 y su medio hermano Aljean Chincoya es maestro de Educación Fisica y trabaja en el Deportivo Fidel Velásquez del Seguro Social, ambos radican en Cuernavaca, ninguno quiere dar información alguna del paradero de mis hijos.
    Por su atención, gracias.
    Cualquier información el e-mail: sebastianpamela@outlook.com y la página de facebook:
    Sebastián Pamela Ugalde, el blog: sebastianpamela.blogspot.mx, y el twitter: https://twitter.com/sebastianpamel1 sólo compartan, gracias.

    El comentario de la chica que responde contando su experiencia cuando sus padres se separan, es sumamente doloroso, permíteme compartir tus líneas, para crear un poco de conciencia en los padres que egoistamente toman a los hijos como rehenes. Gracias.

Dejame tu opinión aquí <3