Trabajar mas o trabajar mejor?

Trabajar mas o trabajar mejor

En una entrevista para el periódico “La Nación” en Argentina , el pediatra español Carlos González nos habla de conciliación y trabajo.  Aquí el link a la entrevista

“Esta generación es la que menos tiempo pasa en brazos de su madre”

El pediatra español Carlos González advierte sobre el escaso tiempo que los padres le dedican a sus hijos. El 1º de septiembre dará una charla en Rosario.

Silvia Lo Presti slopresti@lacapital.com.ar

La alimentación del bebé, las horas de sueño, la puesta de límites, jardín maternal ¿sí o no?, padres que trabajan muchas horas y la educación en los primeros años generan controversia entre los miembros de la pareja, en la familia o con el grupo de amigos más próximos. En general el interlocutor más autorizado es el pediatra, que suele referirse no sólo a las cuestiones de salud de los chicos sino también sirve de guía a los padres en la rutina diaria. Según el pediatra español Carlos González, famoso por sus libros sobre crianza, lactancia y alimentación infantil, “esta es la generación en toda la historia de la humanidad que menos tiempo ha pasado en brazos de su madre”, afirma en diálogo con Mujer antes de su visita a Rosario prevista para el 1º de septiembre, donde ofrecerá una conferencia.

“Lo que veo son muchos niños pequeños que pasan muy poco tiempo con los padres. Yo empecé la escuela con cinco años, ahora en España muchos niños empiezan con cuatro meses y hasta comen allí. Criar a los hijos requiere nuestra presencia y nuestro contacto”, asegura uno de los máximos referentes de habla hispana de la crianza con apego.

— Mucho se dice acerca de la falta de límites de los chicos de hoy, ¿coincide con esa opinión?

— Tal vez los niños mayores y los adolescentes tienen menos límites en el sentido de que tienen más juguetes o pueden ver más la tele o comer más golosinas. Pero los niños pequeños no piden juguetes ni ver la tele ni golosinas. Los niños pequeños lloran para que les tomemos en brazos, para que no les dejemos solos, para dormir en nuestra cama. Y esta es la generación en toda la historia de la humanidad que menos tiempo ha pasado en brazos de su madre. Es lo único que piden, y es lo que menos les damos.

— ¿A qué atribuye los problemas que suelen presentarse en la relación padres-hijos? ¿Qué hay que hacer para modificarlos?

— Cada familia es distinta. Unas tienen problemas, otras no. Y las que tienen problemas han de tener claro que los cambios los han de hacer los padres. Un niño de tres o cinco años no puede tomar la iniciativa, no puede decir “papá, mamá he pensado que a partir de ahora”. .. Somos los adultos los que tenemos que ver qué falla hay en la relación y cambiarlo. En la mayoría de los casos lo que falla es la falta de tiempo, la falta de respeto y aceptación. Hemos de tratar a nuestros hijos por lo menos igual de bien que tratamos a nuestros amigos.

— Padres estresados y lejos del hogar por muchas horas, ¿cómo impacta eso en los chicos?

— Impacta mal en los niños y en los padres. Para los niños más pequeños, sobre todo en los tres primeros años, la separación es muy dura. Necesitan estar con sus padres (bueno, no nos engañemos, con su madre). Nuestra sociedad muchas veces obliga a la madre a separarse de su hijo durante muchas horas al día, y la respuesta normal de un niño pequeño es llorar, sobre todo cuando vuelve a reunirse con su madre, estar irritable, muchas veces pegar manotazos, exigir brazos y atención constante, portarse mal… Y si se le da esa atención y se le tolera esa irritabilidad, consigue más o menos compensar la ausencia e ir tirando. Pero por desgracia mucha gente le dice entonces a la madre: “te toma el pelo”, “tienes que ponerle límites”, “no dejes que se salga con la suya”. El triste resultado es que muchos padres que pasan muy poco tiempo con sus hijos, en vez de disfrutar de ese tiempo e intentar recuperar lo perdido, dedican esas horas a ignorar, gritar o castigar a los niños. Pero no son sólo los niños pequeños. En España, los adolescentes tienen casi tres meses de vacaciones escolares, mientras sus padres sólo tienen un mes. ¿Cómo podemos pretender que los adolescentes no se metan en líos, si pasan un mes y medio sin compañía ni supervisión?

— Uno de sus planteos es que la liberación femenina es una trampa, ¿puede explicar porqué?

— Me refiero al hecho de que nos hacen trabajar el doble. Mi padre trabajaba 48 horas por semana, y ganaba lo suficiente para mantener esposa y tres hijos y para enviarnos a la universidad. Eso sí, jamás tuvimos coche, y casi nunca íbamos de vacaciones. Ahora para mantener uno o dos hijos resulta que tienen que trabajar los dos, 80 horas de trabajo por semana. O bien nos están pagando menos, o bien nos están creando una serie de necesidades artificiales que nos obligan a trabajar más y más para pagar coche, tele, vacaciones y ropa cara. Eso es lo que yo llamo una trampa. Por supuesto me parece magnífico que tanto la madre como el padre trabajen fuera de casa… pero entonces lo lógico es que trabajen cuatro horas cada uno, y que tengan tiempo para atender a sus hijos. Y para vivir.

— ¿Cuál es la fórmula para compatibilizar trabajo y crianza? ¿Los jardines maternales son una buena salida para los hijos?

— La cosa sería trabajar mientras estás con tu hijo. En muchas culturas tradicionales la mujer puede labrar el campo, o vender en el mercado con su hijo a la espalda, y parar cuando necesita atenderle. Pero nuestra cultura occidental no lo permite. Nos hace elegir: o estás con tu hijo y no trabajas, o vas a trabajar y dejas a tu hijo con otra persona. Nadie pretende que un futbolista de primera división, o una pianista de concierto, o el director de un banco, además tengan otro empleo de ocho horas al día. Hay cosas que no se pueden compatibilizar, sencilla y llanamente, porque requieren mucho tiempo y el día sólo tiene 24 horas. Nos quieren hacer creer que los padres podemos criar a nuestros hijos en un par de horas, porque es “tiempo de calidad”.  Como mejor están los niños es con sus padres. En su defecto, con otros familiares que les presten plena atención, como los abuelos. En su defecto, con una persona que tenga sólo uno o dos niños a los que cuidar, como una niñera. El jardín maternal (¿así llamado porque las madres no están en él?) es una opción aceptable si hay suficiente personal para atender correctamente a los niños. En Estados Unidos, el máximo legal es de cuatro bebés por cuidadora, y la Academia Americana de Pediatría lo considera un disparate y afirma que tendrían que ser sólo tres. En España se permiten ocho bebés por cuidadora. ¿Y en Argentina? ¿Cómo puedes creer que un solo adulto puede cuidar a ocho bebés?

— La familia actual ha cambiado, los roles de hombres y mujeres se modificaron, ¿cree que eso es positivo para los hijos?

— Los niños necesitan que alguien les abrace, les meza, les acaricie, les cubra de besos, les mire con deleite y orgullo, les quiera incondicionalmente, les proteja, les consuele, les cante, les cuente cuentos durante muchas, muchas horas. Tradicionalmente eso lo hacía sobre todo la madre. Si ahora lo hacen los dos, o lo hace sobre todo el padre, no hay ningún problema. Al niño ya le va bien. Lo malo es que no lo haga ninguno de los dos.

— Imagino que sus opiniones respecto de la crianza tiene detractores, ¿quiénes y porqué se oponen?

— Hay gente que está en contra de tomar a los niños en brazos, o de dormir con ellos en la cama, y supongo que no les gustan mis libros. También hay quienes son partidarios de criar a los hijos con férrea disciplina, o de obligarles a comer cueste lo que cueste. Incluso he conocido gente que cree que los padres tienen derecho a pegar bofetadas a los hijos o castigarlos duro.

— ¿Qué consejo le daría a los padres de niños pequeños?

— Que no teman mostrarle a su hijo el amor que sienten por él. Que no teman tomarle en brazos, consolarle cuando llora, abrazarle. El cariño jamás ha malcriado a nadie. La capacidad de cuidar a los hijos se desarrolla con el tiempo. Los padres que desde el primer día están muchas horas con sus hijos van aprendiendo a relacionarse con ellos. Pero si la mayor parte del tiempo está separado porque trabaja muchas horas, ese aprendizaje se torna más difícil. Tal vez por eso los padres de ahora se sienten tan inseguros.

Cambiando la forma de criar podemos cambiar la sociedad en el futuro, criando niños arropados, amados, cuidados, seguros de sí mismos podemos sembrar semillas de paz en nuestro pobre México tan lleno de violencia, a veces podemos tomar la decisión y dar el salto, a veces no en el momento pero saber que hay otra forma de hacer las cosas nos anima, o mas adelante podamos emprender un negocio desde casa, o tantas cosas que haer.

También te interesa   CriandoCreando en Ecofest

También hay iniciativas para buscar permisos de maternidad mas humanos en nuestro país como #postnatal6mesesmx entre todos podemos cambiar la sociedad en la que vivirán nuestros hijos. Tu que piensas?

 

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Dejame tu opinión aquí <3