Y la primavera llegó….



y los campos tiene color….

los pájaros cantadores, y flores de mil colores

alegran mi corazón…

algo así decía la canción que cantaron en el festival de la primavera de hoy…

la música era “las cuatro estaciones” de Vivaldi, a alguna maestra del kinder se le ocurrió ponerle letras… quedó muy pegajosa y para mi fue lo nunca visto -o nunca escuchado, Vivaldi seguro se retorcía en su sepulcro, pero bueno, son niños… 🙂 -…

mi hija fue la “directora”

Cantaron, niños disfrazados de árboles, de conejitos, de tortugas… lo normal y las madres, para variar, emocionadas por nuestros retoños, es cursi, pero es lo normal…

El dia anterior, la directora nos avisó a las incau…madres de la soc. de padres de familia que iban a hacer una “kermess”y que nos tocaba un guiso a cada una, a mi me tocó chicharrón en salsa verde, y que a la salida nos entregaban todo para hacer los guisados…

Les conté que no hubo luz desde las 3 verdad?, a mí me agarró el apagón antes de encender la licuadora…. me tranquilizo y espero, normalmente un corte de luz dura unos minutos, pasó 1, 2 horas, todavía me puse a hacer otras cosas, sin pc como que ya “no me hallo

y llegaron las 8 de la noche, baño a mi niña a la luz de las velas, la preparo para dormir, eso sí, el cuento no me lo perdonó, con una lamparita le leí “Pulgarcito” por que si no “no puede dormir

y llegaron las 10 y las 11… y yo ya mesándome los cabellos y tronándome los dedos…

pues que pongo a cocer el tomate, chile y cebolla y saco mi molcajete

También te interesa   Planeando Mudanza y cambios varios...

y así me tienen a las 10 de la noche a la luz de las velas, como alguna ama de casa de antaño.. de muuuuy antaño, dándole al molcajete

En la mañana muy temprano mi sacrosanto señor (léase costillo) salió a ver si había alguna zona cercana donde hubiera luz, parece que atravesando la avenida ya había luz…. eran las 7 de la mañana…. localizó un puesto de tortas donde había un enchufe de fuera, y aquí una servidora y su pareja salieron con la olla de salsa molcajeteada y la licuadora, tratando de conservar nuestra apariencia de gente seria procedimos a conectar la licuadora del enchufe del poste y a licuar la salsa…

luego corrimos a la casa de nuevo, y terminé de guisar… estas señoras querían que todo “rindiera” y con las cantidades de tomate verde que me dieron, parecía que querían la multiplicación de los panes, o de los chicharrones… pero al fin y al cabo, se vendió, y yo me quedé preguntándome para que me meto en estos argüendes…

Autor: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Dejame tu opinión aquí <3