Consienta a sus hijos, serán mas inteligentes

Pues eso, contentísima estoy, este artículo tiene información muy interesante, al encontrar relación entre el tamaño de una estructura cerebral llamada hipocampo, donde se maneja inteligencia respuesta al estress o tensiones, y el cariño o mimos recibidos durante la infancia, y resulta que en niños tratados con cariño el hipocampo era hasta 10% mas grande, una prueba comprobable y medible del poder de una crianza amorosa, yq ue estos cuidados maternos influyen a futuro.

El artículo original lo pueden encontrar aquí: http://scitechdaily.com/mothers-nurturing-results-in-larger-hippocampus-in-children/

Con que ganas de mostrárselo a la monstruosa enfermera que no quería darme a mi hija menor cuando nació por que decía “que llore, que se acostumbre a que no todo en la vida es fácil

Y acá mi traducción (libre traducción para que no me regañe mi amiga Paula)

Una reciente investigación hecha  por neurólogos y psiquiatras infantiles demuestran que los niños cuyas madres han sido cariñosas durante los primeros años de vida tienen un cerebro con un hipocampo más grande. Esta es la primera investigación de su tipo que muestra la relación entre la relación/cercanía de la madre y los cambios en el hipocampo, que es una estructura clave del cerebro importante para la respuesta aprendizaje, la memoria y el estrés.

Los niños en edad escolar cuyas madres han sido cariñosas con ellos durante los primeros años de vida tienen un cerebro con un hipocampo más grande, una estructura clave importante para el aprendizaje, la memoria y la respuesta al estrés.

Este estudio de la Universidad de Washington en la Escuela de Medicina de St. Louis, es la primera en mostrar que los cambios en esta región crítica de la anatomía del cerebro de los niños está relacionados con la crianza.

Esta  investigación se publicó en línea en las Actas de la National Academy of Sciences Early Edition.

“Este estudio confirma algo que se sabía por intuición, lo importante que la crianza y el cariño de los padres  influye en el desarrollo de los seres humanos”, dice el autor Joan Luby L., MD, profesor de psiquiatría infantil. “Creo que las implicaciones de salud pública sugieren que deberíamos prestar más atención a la crianza de los niños, y nosotros debemos hacer lo que podamos como sociedad para fomentar estas habilidades porque claramente la crianza tiene un impacto muy, muy grande en el desarrollo posterior.”

El estudio de imágenes cerebrales involucraba niños de 7 a 10 años que habían participado en un estudio anterior de depresión preescolar que Luby y sus colegas comenzaron hace una década. Ese estudio incluyó a niños de 3 a 6, que tenían síntomas de depresión, trastornos psiquiátricos o estaban mentalmente sanos, sin problemas psiquiátricos conocidos.

Como parte del estudio inicial, los niños eran estrechamente observados y grabados en vídeo interactuando con uno de los padres, la madre casi siempre, que pretendía terminar una tarea requerida , y al niño se le pidió que esperar a abrir un regalo atractivo. Lo mucho o lo poco que el padre fue capaz de apoyar y nutrir al niño en esta circunstancia estresante – que fue diseñada para aproximarse a las tensiones de la crianza de los hijos todos los días – fue evaluada por los evaluadores que no sabían nada acerca de la salud del niño o el temperamento de los padres.

“Es muy objetivo”, dice Luby. “No se basaba en la autoevaluación de los padres. Más bien, se basa en su comportamiento y el grado en que se apoya  a su hijo en estas condiciones difíciles”.

El estudio no observó los padres y los niños en sus hogares o repitió los ejercicios de estrés, pero otros estudios sobre el desarrollo infantil han utilizado métodos similares como estándares válidos de si los padres tienden a ser cuidadoras cuando interactúan con sus hijos.

Para el estudio actual, los investigadores realizaron escáneres cerebrales de 92 de los niños que habían tenido síntomas de depresión o estaban mentalmente sanos cuando fueron estudiados como niños en edad preescolar. Las imágenes revelaron que los niños sin depresión que había sido tratados con cariño tenían un hipocampo casi un 10 por ciento más grande que los niños cuyas madres no eran tan cariñosas.

“Durante años, los estudios han puesto de relieve la importancia de un entorno cariñoso y nutricio en la crianza temprana,  dando buenos resultados en los niños “, dice Luby. “Pero la mayoría de estos estudios han analizado los factores psicosociales o el rendimiento escolar. Este estudio, que yo sepa, es la primera vez que en realidad muestra un cambio anatómico en el cerebro, lo que realmente proporciona la validación para la gran cantidad de literatura que habían destacado  la importancia del maternaje/paternaje temprano  y el cariño en  desarrollo de la primera infancia. El tener un hipocampo que es casi un 10 por ciento más grande sólo proporciona pruebas concretas de poderoso efecto de la crianza amorosa “.

Luby dice que los volúmenes pequeños del hipocampo  en los niños deprimidos eran de esperar ya que los estudios en adultos han mostrado los mismos resultados. ¿Cuál fue su sorpresa cuando descubrió que  la crianza hace una gran diferencia en los niños mentalmente sanos?.

“Encontramos una relación muy fuerte entre el cuidado materno y el tamaño del hipocampo en los niños sanos”, dice ella.

Aunque el 95 por ciento de los padres cuyas habilidades de crianza fueron evaluados durante el estudio anterior eran madres biológicas, los investigadores dicen que los efectos de mimar el cerebro es probable que sean los mismos para cualquier cuidador principal – ya sean padres, abuelos o padres adoptivos .

El hecho de que los investigadores encontraron un hipocampo más grande en los niños sanos que fueron cuidados con cariño Llama la atención, Luby dice, debido a que el hipocampo es una estructura tan importante del cerebro.

Cuando el cuerpo se enfrenta a tensiones, el cerebro activa el sistema nervioso autónomo, un sistema involuntario de los nervios que controla la liberación de hormonas de estrés. Las hormonas ayudan a lidiar con el estrés mediante el aumento de la frecuencia cardíaca y ayudar al cuerpo a adaptarse. El hipocampo es la estructura del cerebro principal implicado en esa respuesta. También es clave en el aprendizaje y la memoria, y un mayor volumen sugeriría un vínculo a un mejor desempeño en la escuela, entre otras cosas.

Estudios previos en animales han indicado que una madre nutricia puede influir en el desarrollo del cerebro, y muchos estudios en los niños humanos han identificado mejoras en el rendimiento escolar y el desarrollo saludable de los niños criados en un ambiente acogedor. Pero hasta ahora, no había evidencia sólida que une a los padres la crianza de los cambios en la anatomía del cerebro en los niños.

“Los estudios en ratas han demostrado que la crianza materna, específicamente en la forma de lamer, produce cambios en los genes que luego producen cambios en los receptores que aumentan el tamaño del hipocampo,” Luby dice. “Ese fenómeno se ha repetido en los primates, pero en realidad no ha estado claro si lo mismo ocurre en los seres humanos. Nuestro estudio sugiere una relación clara entre la crianza y el tamaño del hipocampo “.

Ella dice que los educadores que trabajan con familias que tienen niños pequeños pueden mejorar el rendimiento escolar y el desarrollo del niño, no sólo enseñando a los padres a trabajar en tareas particulares con sus hijos, pero al mostrar a los padres cómo trabajar con sus hijos.

“Los padres deben aprender a cuidar y confortar a sus hijos”, dice Luby. “Esos son elementos muy importantes en el desarrollo saludable”.

Fuente: Jim Dryden, Washington University School of Medicine

También te interesa   Con Amor Vencerás

Author: Leticia Jiménez

Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. Consienta a sus hijos, serán mas inteligentes - [...] Consienta a sus hijos, serán mas inteligentes [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *