Crianza y educación

Cuando tu adolescente te decepciona

Como mamás y papás, tenemos en mente una maternidad “ideal”, nos imaginamos cada detalle y a nuestros hijos triunfando totalmente en cada proyecto, pero nuestros hijos son humanos y pueden cometer errores, tener otros intereses o carácter, y en alguna ocasión nos sentiremos decepcionados, especialmente cuando son adolescentes.

Sentirnos decepcionados es normal, tener altas expectativas también, nos pasa a todos, el problema surge cuando esas expectativas complican la relación con nuestros hijos adolescentes.

Conforme son pequeños no es tan problemático, se ponen lo que les damos, comen (casi) todo lo que les damos, y aunque siempre llega a haber conflictos de algún modo se sale adelante. 

Cuando crecen mas comienzan a tener sus propios gustos, comienza a gustarle tal vez la música de moda que a nosotros nos parece insulsa, a elegir su propia ropa que a veces no es la que tu elegirías o simplemente sus gustos no son los mismos que tu tienes, o no les apasiona lo mismo. 

Estas situaciones nos llegan a causar conflicto porque llegamos a reflejar muchas aspiraciones nuestras en nosotros, pero conforme crecen y desarollan su propia personalidad la realidad choca con nuestras ilusiones. 

Durante la adolescencia llegan a cometer errores, o por mas que nosotros fuimos excelentes en ciencias ellos la suspenden o no les interesa el tema, y se presentan diferentes situaciones conforme adquieren experiencias buenas y malas. 

Es humano decepcionarse, nuestros hijos son humanos como nosotros y cometerán errores, tendrán malos momentos y características de su forma de ser, lo que tenemos que aprender es a aceptar a nuestros hijos con todas sus características y áreas de oportunidd y no nos centremos en machacarlos con lo que no nos gusta de ellos y lo decepcionados que estamos. 

Piensa cómo te hubiera gustado que te trataran a tí cuado tenías su edad.

Los errores son lecciones que nos hacen madurar, que si, que hubiéramos preferido evitarles el mal trago, pero a veces sólo “topando con pared” lo aprenden.

Ellos tienen su propio camino, posiblemente no sea el que nosotros pensamos o el mismo de nosotros y tenemos que aprender que es su propia vida y llega un momento que no queda mas que acompañar, dar ánimos y aconsejar. 

El sermonear muchas veces logra que se alejen de nosotros en lugar de pedir nuestro apoyo, ya ellos mismos tienen con su propio sentimiento de fracaso, no los alejemos aunque nos muramos por decir “te dije”.

Muchos adultos existosos cometieron muchos errores en su juventud, desde abandonar los estudios, cambiar de carrera, fallar en materias, meterse en diversos problemas, lo importante no es nunca caer sino lograr salir adelante con la experiencia adquirida. 
Recuerda que tenemoscharlas sobre diversos temas que nos preocupan como mamás en el círculo de mamás criandocreando 

Déjame tu opinión en los cometarios. 

adolescente

Leticia Jiménez
Bloguera y emprendedora, mamá de 2, autora de "Berrinches y rabietas para mamás imperfectas" "De esto no se habla, testimonios de violencia obstétrica" y "Mamá y papá también son pareja" disponibles en Amazon.
https://criandocreando.com

Dejame tu opinión aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.